Ya no me llames Coach. Ahora soy Tapestry

Coach-FW15-Bags-11

La mítica marca de artículos reconocidos por la calidad de su piel confeccionada cambia de nombre como respuesta a una estrategia que podría convertirlo en un importante grupo empresarial de marcas de moda y, por supuesto, de lujo con sede en Estados Unidos.

Fue el pasado miércoles cuando el nombre de Coach, establecido con importantes y potentes valores aspiracionales capaces para competir con LVMH o Kering, los dos gigantes que manejan el hilo de las principales marcas mundiales. Con una importante ronda de entrevistas, comunicados y artículos que no hagan titubear al consumidor final de los artículos que diseña Stuart Vevers, ex director creativo de Loewe y Mulberry, las razones se despliegan en palabras de su presidente Víctor Luis, que ya advertido de su intención de trabajar para construir el que podría ser el primer gran grupo de moda norteamericano. Tras adquirir Stuart Weitzman, la marca de calzado, por 574 millones de dólares y Kate Spade por 2400 millones, no parece que la ambición de la compañía tenga fronteras, pese a que Michale Kors se le adelantó en la adquisición de Jimmy Choo, empresa que coqueteó con la seductora propuesta de Coach hasta rendirse ante la de Kors.

Último desfile de Coach en la Semana de la Moda de Nueva York. Foto: DR

Tapestry, por estas razones, nace con un importante respaldo económico y con un modelo de reconstrucción de la marca que podría ser similar al que efectuó el grupo Kering -Yves Saint Laurent o Balenciaga, entre otras- tras dejar atrás los apellidos de su propietario, François-Henri Pinault, como sello empresarial. Fue precisamente este uno de los argumentos esgrimidos por Luis en la presentación de la nueva marca, cuando advirtió que no estaba en ese puesto por ser hijo de nadie, “sino por un proyecto mucho más complejo”. Como apunte en cuanto a la manufactura del proyecto, que siempre ha sido seña de identidad en Coach, apuntó: “No somos un grupo que cree que hay un solo país dónde los productos tienen que ser diseñados o fabricados“, advirtió en el uso de otros grandes grupos que aluden a la importancia del origen como un argumento para fidelizar clientes. Final del formulario¿Pero por qué Tapestry? “Nos sorprendió que el nombre estuviera disponible“, dijo Luis en una entrevista a BoF, quien también mostró su inquietud inicial sobre si el concepto de los tapices fuera una idea algo anticuada con potentes vinculaciones al pasado y, por tanto, poco moderna para sus clientes.

 

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *