Tom Ford se vuelve conservador (por obligación) en su nueva campaña con Jon Kortajarena

1216-gq-fetf02-01-tom-ford-01

Cada entrevista al diseñador y director de cine, que irremediablemente quedará ligado a Gucci de por vida, consigue aparecer repleta de titulares. En la que este mes concede a la revista New York Magazine no escamita en quejas hacia cómo el sexo se ha convertido en algo tan retrógrado que le ha obligado a plantear su última campaña para mercados muy diferenciados: el árabe, el americano y el resto del mundo.

El sexo vende, y de eso el diseñador Tom Ford sabe mucho. No obstante, su época en la marca Gucci y los posteriores contratos para Yves Saint Laurent o Estée Lauder -el grupo que gestiona su línea de cosmética y fragancias- han estado marcados por la influencia que ha logrado imponer en una industria que, aunque aparentemente liberal, mantenía fuertes restricciones estilísticas hacia la iglesia o el sexo. En esta entrevista, Ford se queja de cómo su país ha dado un giro muy negativo al pasado, sobre todo, en la era Trump, hacia la que se ha manifestado en numerosas ocasiones, bien atacando el pasado de Melania Trump -curioso que alguien tan defensor de la libertad sexual la criticara por haber sido (supuestamente) prostituta- o la pésima tarea internacional del actual presidente norteamericano.

Campaña de la fragancia Noir Anthracite para el mercado de Estados Unidos y Oriente. Foto: Mert Alas y Marcus Piggot.

Existe un endurecimiento real en la definición del pudor en Estados Unidos. Antes, cuando rodábamos una campaña publicitaria, solíamos diseñarla en términos globales, aunque supiéramos que debíamos elaborar una versión para los países de Oriente. Pero ahora realizamos tres versiones: la mundial, la conservadora y la de Oriente Medio. Y la conservadora es para Estados Unidos”, apunta en New York Magazine. “Detesto el término pertubador porque me parece falso. Claro que quiero seguir siendo sexual, aunque en esta última etapa de mi vida me haya sentido más sensual”.

Campaña oficial de la fragancia Noir Anthracite. Foto: Mert Alas y Marcus Piggot.

Su última campaña para la versión Anthracite, de la gama Noir, en la que aparece el modelo español Jon Kortajarena, ha tenido que ser versionada con y sin ropa, en un rodaje durante el que Mert Alas y Marcus Piggot han tenido que ser más contenidos de lo habitual para las versiones americana y en la destinada a Oriente. “No creo que sea algo bueno este cambio porque es como dar un paso hacia atrás en algo que, sin duda, nos ha conducido a un nivel de libertad muy grande, lo que también ha potenciado el talento y la capacidad creativa de las nuevas generaciones”, se lamenta el director de cine y diseñador.

 

 

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *