¿Son cinco meses suficientes para rediseñar con éxito una revista tan consolidada como Vogue Italia?

vi1707-cover-luglio1

Hoy viernes, la publicación que la desaparecida Franca Sozzani posicionó como la más visionaria de la industria, llega a los quioscos de todo el mundo tras un completo lavado de cara que comenzó en enero de 2017 bajo el mando de Emanuele Farneti.

En compañía de Giovanni Bianco, uno de los directores de arte más reputados de Italia, Condé Nast encargó a Emanuele Farneti un reposicionamiento de Vogue Italia, aunque sin que el cambio fuera drástico y que su evolución no afectara el legado de su anterior directora, que falleció en Portofino en diciembre de 2016, Pero en este rediseño no solo cambia el formato, que es mayor que el anterior, sino que el papel se vuelve más grueso y brillante a través de unas secciones que sí se han producido con una clara intención de mejor su contenido periodísticos, con textos que invitan a una lectura sosegada, pero sin olvidar la maestría de los grandes fotógrafos que siempre han jugado un papel crucial en la revista, tales como Steven Meisel, fotógrafo que desde sus inicios fue uno de los valores más importantes para Franca Sozzani.

Emanuele Farneti, actual director de Vogue Italia. Foto: DR

En la larga historia de Vogue Italia quienes estuvieron antes que el equipo actual demostraron que cualquier cosa puede cambiar; y deben cambiar, en realidad de forma constante, pero informando a los lectores sobre las consecuencias de esas transformaciones“, narraba ayer Farneti a WWD . “A partir de este número, nuestra revista reestructurada contará nuevas historias usando palabras nuevas que esperamos sean las que todos esperáis”, concluía en el portal.

La nueva portada de Vogue Italia: Foto: DR

 

2 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *