Septiembre pone a prueba la capacidad editorial de las principales revistas para reinventarse en su momento más duro

covers_instyle

Vogue UK estrena director, InStyle USA se rediseña con Laura Brown, Bazaar Icons ratifica que Carine Roitfeld era antes mejor estilista que ahora, Vogue Italia apuesta por más espacio para la lectura en las dos primeras publicaciones con un hombre al frente y el resto espera el September Issue de Anna Wintour con una ansiada portada con Melania Trump.

La vuelta al colegio en el sector de las revistas nunca estuvo tan convulsa. Incluso en España. Tras 25 años -que se dicen pronto- Alexandra Shulman abandonaba su despacho en Vogue UK el pasado 31 de julio para dejar la mesa limpia a su sustituto, Edward Enninful, quien ya advertido que habrá que esperar a diciembre para ver su primer número como director. Al otro lado del Atlántico, en Nueva York, la periodista Laura Brown lograba aplausos por su reinvención de InStyle con Selena Gómez en portada -más de 130 millones de seguidores en el Instagram de la cantante supieron de su lanzamiento-, mientras que Carine Roitfeld desvelaba un cansino reportaje para su Bazaar Icons, número obligado a ser repetido por todas las ediciones internacionales de la cabecera, mientras que los rumores acerca de la elección de Melania Trump para el número de septiembre de Vogue -el de mayor inversión publicitaria del año para Condé Nast USA- podría darle la palmada que tanto parece necesitar en este momento Anna Wintour, cuando las ventas de la edición americana de Harper’s Bazaar superan las de su publicación. Y de nuevo en Europa, Claudia Schiffer sale de su escondite para celebrar el otoño en la portada del Vogue alemán, mientras que la versión española imprime el que parece que finalmente será el primer número dirigido al completo por Eugenia de la Torriente en Condé Nast España.

Portada de Vogue UK. Foto: Mario Testino

La salida de Alexandra Shulman, acompañada más de un corrillo de cuchicheos que un discreto adiós a una directora que, aunque algo anclada en el pasado, sí regaló a la publicación míticas portadas con Lucinda Chambers como directora de moda. Su despedida coincidió con la publicación de su último número con Kate Moss, Stella Tennant, Edie Campbell, Jean Campbell y Nora Attal juntas, vestidas por Alexander McQueen, y fotografiadas por Mario Testino. Esta última publicación de la era Shulman -que comienza una colaboración con Bussines of Fashion– convivirá en quioscos mientras Enninful maneja los hilos de un staff poco convencional y que ha generado una enorme expectación por su singularidad, aunque el estilista ha advertido que es diciembre el mes elegido para publicar el primer Vogue realizado íntegramente por él. Algo muy similar a lo prometido el pasado enero por Emanuele Farneti cuando sustituyó a Franca Sozzani en la edición italiana de la revista. Casi siete meses ha necesitado para lograr un número a su medida.

Portada de Bazaar Icons de septiembre. Foto: DR

Y es septiembre también resulta el mes elegido para enervar a las directoras internacionales de Harper’s Bazaar con una portada y editorial que la estilista Carine Roitfeld entrega “llave en mano” a cada país bajo el epígrafe de Bazaar Icons, un trabajo que, en mi parecer, no transmite emoción alguna, y que este año une a las modelos Adriana Lima e Irina Shayk. El caso de Laura Brow, flamante directora de la versión americana de InStyle, es muy diferente. Su primer número con ella como primera espada ha sido un éxito, con análisis muy positivos reproducidos en varios blogs y portales de cobertura y credibilidad internacional. Selena Gómez, en portada, ha sido crucial para lograr una visibilidad muy grande, algo que ella ha definido en redes como el efecto Fetish, aludiendo al nombre del último disco de la cantante. Ahora habrá que esperar a Vogue USA, dónde Anna Wintour mueve hilos para que la imagen de la Semana de la Moda de Nueva York no se tambalee y su prestigio como ejecutiva en la Gran Manzana no pierda valor. ¿Es la portada con Melania Trump lo que podría salvar el futuro de la mujer más poderosa de la moda en Condé Nast?

Portada de Vogue Alemania con Claudia Schiffer. Foto: DR

 

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *