Sarah Jessica Parker experimenta con una pop-up antes de una posible apertura de su primera tienda de zapatos en Nueva York

17353

¿Podría ser esta la razón por la que Manolo Blahnik no la incluyó en el documental que presentó hace unas en Nueva York? Podría ser. Quizás esa deslealtad de la que fue, junto con Madonna, la mejor embajadora de la firma del creador de origen canario le indignó hasta este punto. Al margen de esta maligna suposición, la actriz pone a prueba su capacidad comercial con esta dirección efímera en la Gran Manzana.

Con una pop-up en Nueva York, concretamente en el número 640 de la mítica Quinta Avenida, Sarah Jessica Parker ha cumplido el sueño de tener un local que albergue su colección de zapatos, los mismos que tantos idilios generaron entre ella y su personaje en Sexo en Nueva York. La tienda, que estará abierta hasta antes de las fiestas navideñas, es todo un reflejo de su pasión por el interiorismo: sillas modulares que delimitan los rincones, colores brillantes y paredes con tachuelas que conforman ilustraciones diseñadas por el artista Eric Hughes. Todo un éxito que parece traspasar el diseño de elevados zapatos y que, como ha comentado en su cuenta de Instagram (por cierto, muy mal gestionada con contenidos pobres y de pésima calidad) ya ha empezado a recibir encargos como interiorista.

Así es la pop-up abierta por Sarah Jessica Parker en Nueva York. Foto: Vogue

 

3 I like it
2 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *