Salone Satellite

La periodista Ana Domínguez-Siemens regresa a esta web para compartir su participación en esta cita con el mundo del diseño más joven que se vió en Milán, y del que también formó parte del comité de selección.

En el marco del Salone del Mobile de Milán, la cita anual ineludible del mundo del diseño, se celebra también el Salone Satellite, una plataforma para jóvenes diseñadores que pueden enseñar allí sus trabajos y, a veces, ser descubiertos por algún gran industrial que se interese por su talento y visión. Así que ojo al dato porque aquí puede estar la próxima tostada caliente del momento. Este año formé parte del Comité de Selección, que elige los estudios que van a participar por primera vez y que tendrán opción a repetir dos veces más. Aquí paso una selección de los muebles y objetos que me parecieron más interesantes, emocionantes o intrigantes. Desde un líquido viscoso donde uno sumerge el pié y en unos segundos tiene sus zapatillas de andar por casa (aunque según parece el diseñador, Satsuki Ohata, ha descubierto el sistema para que se puedan usar también en la calle), pasando por mi gran favorito, Arturo Erbsman, con una lámpara que tiene un pequeño depósito de agua que con el calor se condensa y adhiere a las paredes de cristal en un ejercicio de ingenio y delicadeza, o los experimentos en papel de los japoneses Nasu Design, que sugieren una botella de papel para escribir en su interior una carta. Y ¿qué me dicen de llevar una gran carpeta que al abrirse se convierte en una improvisada silla o mesa de trabajo? Es una propuesta de Mariko Sugimoto. Otro estudio cuyo trabajó me gustó muchísimo es YOY que presentó tres piezas estupendas, una alfombrilla que se doblaba y pasaba a ser un taburete “cantilever”, una lámpara que es un simple palo y proyecta la sombra de una pantalla inexistente en la pared o una serie de cajones que salen de la pared más o menos abiertos para usarse como estanterías. También me gustó la colección de Lovisa Hanson, tan escultural y tan limpia, y desde luego, si pudiera ya tendría en mi casa las mesitas Pedestal de Vera-Kyte, con ese aire de tótem geométrico y reminiscencias a la obra de Sottsass, el gran “revisitado” de este año.

[cycloneslider id=”armando”]

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *