¿Qué ocurre en la edición americana de T Magazine?

07tmag-bradpromo-facebookJumbo

El suplemento de moda del diario The New York Times recude su frecuencia y asume su dificultad para encontrar un director que tome las riendas de su tambaleante rumbo.

Hace unos días en una cena a la que pude asistir en Madrid uno de los temas de conversación era la dificultad a la que muchos grupos editoriales actualmente se enfrentaban para encontrar perfiles potentes a los que colocar el frente de cabeceras de ámbito y prestigio internacional. En mi caso, que seguramente sea incorrecto, pienso que la persona que asume la dirección de un medio de comunicación como Harper’s Bazzar o Vogue debe contar con una capacidad gestora y empresarial muy sólida, además de, obviamente, una cultura de moda que suponga un timón para su equipo.

Natalie Portman en la portada de T Magazine. Foto: DR

Esta semana, la dirección del suplemento T Magazine, que se entrega con el diario The New York Times, ha reconocido que pasará de los 12 a los 11 ejemplares anuales y que su puesto de dirección sigue vacante, lo que parece que está afectando de forma abrumadora a sus resultados publicitarios, algo impensable en el periódico más influyente del planeta. Desde la salida de Deborah Needleman de T Magazine en maro de 2016, la publicación ha vivido la partida de nombres muy necesarios para la correcta navegación de la cabecera. En estos meses, la dirección del diario ha contactado con reconocidos periodistas vinculados a Vanity Fair, InStyle o W Magazine. La pelea interna ahora se traduce en cómo mantener la inversión publicitaria en el sector de alta gama, algo reacio a incluir esta revista en sus planes de marketing, lo que ha llevado a la dirección a confesar en una reciente noticia aparecida en WWD que la situación empieza a ser preocupante para la estabilidad de la revista. Mientras tanto, la edición española ya vive los éxitos de su primer número, muy aplaudido por anunciantes y por la industria editorial, aunque su posicionamiento como revista mensual la diferencia mucho de su percepción en el mercado americano, dónde se entrega bajo diversos títulos (Fashion, Men, Design o Travel) con The New York Times.

 

1 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *