¿Provocará la última campaña de Gucci que otras marcas de lujo revisen sus modelos de comunicación?

gucci_fw17-campaign_4

Es, sin duda, una de las estrategias con mayor retorno mediático de los últimos años. Gucci lograba su objetivo el pasado lunes al desvelar las imágenes y el vídeo que la compañía utilizará como tarjeta de visita comercial y mediática para que las ventas de la empresa sigan subiendo, tal y como ocurre desde la llegada de Alessandro Michele. Inspirada en el cine de ciencia ficción de los años 60, su visibilidad se ha convertido en todo un fenómeno mundial en menos de 48 horas.

Bajo la dirección artística de Christopher Simmonds y con un leal Glen Luchford como fotógrafo, Gucci ha querido jugar con extraterrestres, robots y dinosaurios que, junto con los modelos, han ido guionizando una historia publicitaria que adelanta lo que en pocas semanas se pondrá a la venta en las tiendas de Gucci en todo el mundo, así como en su tienda online. Con películas de culto como Star Trek -según Michelle, su largometraje favorito- y Creature of the Black Lagoon en su panel de inspiración, Instagram sigue siendo la plataforma elegida por la marca para comunicar sus pasos hacia un objetivo que en Kering, el grupo propietario de Gucci, tiene ya muy definido: ser una marca global, que abarque desde el interiorismo, la cosmética y, por supuesto, la moda. Ya nadie duda de la intención que en el equipo directivo de Gucci se ha establecido, y que, aunque su inversión en medios tradicionales sigue siendo notable, es en el sector digital hacia donde parecen encaminarse todos sus esfuerzos. Con humor, cierto aire vintage en la edición, un discurso más gamberro y menos obvio, Michele siempre ha dejado claro que su objetivo es ir contra las reglas de la moda. No obstante, en la empresa tienen muy claro que los consumidores del lujo son cada vez más jóvenes, que se manejan en el sector digital con total libertad y que su pasión por el humor es uno de los valores a la hora de acercarse o alejarse de una marca. Por ello, la nueva campaña será todo un revulsivo que podría incitar a que otras empresas revisen el cómo y el cuándo establecen canales de comunicación con sus clientes, pero también, y con una visión más sólida, cómo atraerán la atención de aquellos que optan por su competencia.

Foto: Glen Luchford

Foto: Glen Luchford

 

1 I like it
1 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *