Primero Thom Browne, luego Proenza Shouler y Rodarte, y ahora Altuzarra también se traslada a París. ¿Qué ocurre contigo, Nueva York?

viernesportada2

No parece que la salud de la semana de la moda neoyorquina esté pasando por su mejor momento. Al menos, con el argumento en la mano de las últimas decisiones tomadas por nombres imprescindibles en su reclamo mediático y comercial. Hoy el diseñador Joseph Altuzarra ha comunicado que abandona la Gran Manzana para desfilar en la capital francesa, su ciudad natal y epicentro estratégico para su expansión.

Parece que diseñadores como Thom Browne, así como las marcas Proenza Shouler y Rodarte han sido un cuaderno de viaje muy rentable para que otras marcas con sede en Nueva York comiencen a plantearse su mudanza a París y unirse a su calendario de desfiles, lo que no deja de poner en alza el valor de la capital francesa como el punto más caliente para prensa, compradores y, por supuesto, para toda la cambiante comunidad de la moda. Altuzarra, que nació y creció en París, ha enviado hoy un comunicado para confirmar este cambio en su estrategia, algo que, según han reconocido en su oficina, ha sido discutido y valorado previamente con Steven Kolb, presidente y director ejecutivo de la CFDA. Con este motivo, Kolb no quiso restar importancia a la agenda que Nueva York mantiene como capital imprescindible en el triángulo que sigue la prensa especializada y los importantes de jefes de compras de tiendas y grandes almacenes en todo el mundo: “Nueva York sigue siendo una ciudad muy importante en la industria con una semana de la moda muy fuerte que inauguramos con Tom Ford y cerramos con Marc Jacobs, sin olvidar el magnífico momento que vive una compañía como Calvin Klein. Es obvio que somos es un lugar imprescindible para hacer negocios, y que Europa siempre es una segunda plaza para una marca que ha logrado un cierto crédito empresarial en nuestra ciudad”.

El diseñador Joseph Altuzarra junto a Olivia Palermo. Foto: DR

Altuzarra, que debutó en 2008, ganó el premio al mejor diseñador de ropa femenina de CFDA en 2014. Además, Kering, el grupo propietario de Saint Laurent o Balenciaga, entre otras, firmó con una participación muy pequeña en la empresa, lo que ha supuesto una importante inyección económica para que el diseñador pudiera pensar en una expansión más potente fuera de Estados Unidos, algo que podrá demostrar en la próxima cita parisina.

1 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *