Prada reconoce que sus ventas en la primera parte de 2017 han sido catastróficas

maxresdefault

No corren buenos tiempos para una de las empresas de lujo más importantes del mundo. La marca que da nombre al grupo que dirige Patrizio Bertelli junto a su mujer Miuccia no ha logrado sus objetivos de remontar en el primer semestre después de una importante desaceleración de los mercados en la primera parte de su año fiscal, que comienza en febrero, razón que llevó a la empresa a redefinir su estrategia comercial y mediática, aunque no parece que sin éxito.

La empresa Prada emitió la semana pasada un comunicado en el que su presidente ejecutivo Patrizio Bertelli admitía que “estamos seguros de que nuestro plan de acción es la mejor manera de volver a un crecimiento sostenido de los ingresos y los márgenes, aunque somos conscientes de que los beneficios pueden tardar más de lo esperado“. Escueto mensaje que disparó las alarmas sobre la salud financiera de la marca que lleva el apellido familiar de Miuccia, directora creativa y una de las mujeres más respetadas de esta industria. En dicho comunicado, se admitía que el beneficio neto del primer semestre se sitúa en 115,7 millones de euros, frente a los 141,9 millones de euros del año anterior debido a menores volúmenes y mayores costes relacionados con la reestructuración, especialmente en el negocio digital. Según apuntaba este fin de semana la web The Fashion Law, los ingresos durante el período mencionado cayeron un 5,5 por ciento debido a las débiles ventas en Europa y Estados Unidos. Eso siguió a una disminución del 10 por ciento en los ingresos en 2016. La empresa de consultoría Bain & Company admitió que en Prada esperan que las ventas -la marca ha cerrado 13 tiendas en 2017- en la industria del lujo crezcan entre un 1 y un 2 por ciento en 2017 y entre un 3 y un 4 por ciento en los años sucesivos hasta 2020.

Iamgen del desfile de otoño-invierno 2017/2018 de Prada en Milán. Foto: DR

Es curioso que, aunque se recurra a una bajada de las ventas en las marcas de lujo como argumento, los números de su competidor directo. La marca Gucci, propiedad del grupo Kering, hayan crecido un 48,3 por ciento en el primer trimestre de 2017. Por este motivo, Patrizio Bertelli se defendió admitiendo que la idea de que en Prada tenían un problema con su gama de productos no era cierta y reconoció que cuenta con “un diseño de producto muy fuerte. Creo que nuestros productos siempre han sido la luz guía para otras marcas “.

 

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *