¿Por qué el nombramiento de Edward Enninful como director de Vogue UK es un hecho histórico?

edwardeinninful

Hace semanas que existían rumores, pero rumores que nadie pensaba que acabarían confirmándose. Sin embargo, ayer, Jonathan Newhouse, CEO de Condé Nast, desveló que este joven abiertamente gay, negro, natural de Ghana, criado en Londres bajo la tutela de padres inmigrantes y actualmente residente en Nueva York se convertiría el 1 de agosto en el primer hombre que ocupará el despacho de dirección de la edición inglesa de Vogue. ¿Hecho histórico? Sí, sin duda.

Así, tal y cómo se describe en la entradilla de este artículo contaba Vanessa Friedman, directora de moda del diario The New York Times el aterrizaje de Edward Enniful en la dirección de Vogue UK. La noticia pronto se convirtió en TT por lo sorprendente del nombramiento ya que demográficamente nadie habría podido imaginar que Enninful contaba con papeletas para asumir la dirección de esta importante e influyente cabecera con sede en Londres, pero cobertura internacional. ¿Un ejemplo valorable de la diversidad que está reivindicando el mundo de la moda? Puede ser que este acontecimiento sea el resultado de la potente actividad que el nuevo directivo de Vogue mantiene en sus redes sociales contra el racismo, la prohibición de los derechos de los homosexuales y, sobre todo, para defender la libertad creativa, la misma que le ha llevado a ser uno de los estilistas mejor valorados del mundo. Su paso por W Magazine como director creativo, así como sus colaboraciones en las ediciones italiana y americana de Vogue le han mantenido en la primera fila internacional con el apoyo de toda la industria, desde fotógrafos, a editores o anunciantes. Además, su fuerte amistad con algunas de las supermodelos y estrellas más importantes del mundo le convierten en propietario de una de las agendas más codiciadas.

El nuevo director de Vogue UK junto a Kate Moss y Naomi Campbell. Foto: DR

Según apunta hoy la web BOF, Enninful es el puente entre lo correctamente establecido y las nuevas generaciones interesadas en el mundo de la moda y el diseño. Su paso por publicaciones consideradas más nicho como i-D o cabeceras tan potentes como Vogue o W le otorgan una cultura de moda mucho más diversa y potente para establecer el nuevo canal de venta y comunicación de Vogue, muy arrinconada en la alta aristocracia londinense. Su incorporación el próximo 1 de agosto le mantiene en el ojo del huracán editorial, ávido de nuevos discursos en un momento en el que se cuestiona no sólo la vida del papel, sino la de las grandes cabeceras con periodicidad mensual. Los últimos cambios que Condé Nast está ejecutando a nivel internacional, de los que no se ha librado la central española, marcan una nueva línea de negocio para sus integrantes, pero sobre todo, para sus lectores, los de siempre y los nuevos a los que la revista pretende llegar a través de su discurso digital.

2 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *