¿Podría ser esta la entrevista más polémica y honesta de Karl Lagerfeld?

GettyImages-907530930

No es fácil que el diseñador de origen alemán, afincado en París y director creativo de Chanel y Fendi se deje manipular. Y menos con 82 años. Es conocida su falta de prudencia a la hora de opinar sobre política, moda, celebrities u otra materia cercana o no a su trabajo en esta industria. Su última charla con la revista Número ya ha logrado una gran repercusión por la cantidad de titulares más o menos perturbadores que regala.

Todos los otros diseñadores me odian”, confiesa Karl Lagerfeld al periodista Philip Utz. Al leer su conversación, obtienes una idea de por qué este podría ser el caso. Tampoco es de extrañar esta afirmación cuando minutos antes, el autor de la entrevista le ayuda a visualizarse en una isla desierta junto a compañeros de profesión como Virgil Abloh, Jacquemus o Jonathan Anderson. A la pregunta de con cuál preferiría estar allí, respondió: “Antes me suicidaría”.

La versión digital de New York Magazine ha hecho un ejercicio de síntesis de esta entrevista que resume en los siguientes bloques:

Sobre sus enemigos: “Lo siento, pero el año pasado perdí a mis dos mejores enemigos, Pierre Bergé y el otro. Azzedine [Alaïa] me odiaba, imagínate. Y para el funeral de Pierre, mi florista me preguntó: ‘¿Quieres que enviemos un cactus?’.”

En su funeral: “No habrá entierro. Desde esas miserables historias familiares de Hallyday, un funeral en la Madeleine parece una broma. He pedido que me incineren y que mis cenizas se hayan dispersado con las de mi madre … y las de Choupette [el gato de Karl Lagerfeld], si ella muere antes que yo”.

En Azzedine Alaïa: “No lo critico, aunque al final de su carrera lo único que hizo fue hacer zapatillas de ballet para las víctimas de la moda menopáusica”.

En la moda masculina: “La moda masculina hace poco por mí. La compro, por supuesto, y estoy encantado de que Hedi [Slimane] vaya a Céline, pero que ¿yo deba dibujar una colección masculina y que tenga que aguantar a todos esos modelos estúpidos? No, gracias. Sin mencionar el hecho de que con todas sus acusaciones de acoso se han vuelto bastante tóxicos. No, no con una de esas sórdidas criaturas”.

Sobre Michelle Obama: “Personalmente, adoro a la señora Obama. Me enamoré de ella cuando un periodista estadounidense le preguntó si sus faldas de cuero no eran un poco ajustadas para una Primera Dama, y ​​Michelle Obama respondió, ‘¿Por qué? No te gusta mi gran culo negro”.

En el movimiento #MeToo: “Estoy harto de eso. Lo que más me impresiona de todo son las estrellas que han tardado 20 años en recordar lo que sucedió. Por no mencionar el hecho de que no hay testigos de cargo. Dicho eso, no soporto al sr. Weinstein. Tuve un problema con él en amfAR. Leí en algún lado que ahora debes preguntarle a una modelo si ella se siente cómoda posando”.

Los diseñadores actuales: “De los diseñadores prefiero a Marine Serre porque tiene una voluntad de acero; a Jacquemus, que me hace reír y que también es bastante guapo; y para concluir, JW Anderson, incluso si su mensaje es ocasionalmente demasiado intelectualizado”.

En su barba: “Llevaba barba en el famoso retrato que me tomó Helmut Newton hace 40 años, y quería redescubrir la sensación de tenerla de nuevo para ver si después de todos estos años, seguía siendo tan molesto. Lo gracioso es que con todos estos bigotes me parezco mucho a Choupette. En realidad, somos como una pareja de ancianos. Dormimos sobre la misma almohada y ella se pasa la vida lamiéndola”.

 

1 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *