La rumorología apunta a Phoebe Philo como sustituta de Karl Lagerfeld al frente de Chanel

44FC5DF600000578-4943750-image-m-172_1507024777833

El confeso agotamiento del segundo podría justificar la enérgica y privilegiada posición de la primera, algo que, aún sin justificar, se podría traducir en las próximas semanas en el anuncio que confirme a Philo como la nueva directora creativa de la firma francesa, lo que supondría la noticia más importante de la industria en los últimos meses con potentes cambios estratégicas para sus propietarios, los herméticos hermanos Wertheimer.

Fue en 1983 cuando el actual director creativo de la firma francesa -tarea que comparte con la misma labor en Fendi- fue contratado por Alain y Gérard Wertheimer, los hermanos multimillonarios menos públicos del planeta a pesar de ser los propietarios de la marca más solvente del panorama del lujo, cedieron el gran reconocimiento profesional al alemán. Hoy, en 2017, y tras su última colección presentada hace unas semanas en París y la consiguiente declaración realizada a la edición británica de Vogue acerca de la poca ilusión que había sentido elaborándola, las alarmas se dispararon al valorar su futuro en la firma. Todo ello se acentúa ahora cuando la francesa Phoebe Philo ha decidido abandonar su puesto en Céline, empresa propiedad del conglomerado LVMH, y los medios empiezan a manejar piezas de un puzle aún sin encajar. Es por ello que esta industria, tan necesitada de movimientos excitantes y argumentados en gran parte sobre el capricho y la poca constancia de los actuales nombres que se sitúan al frente de las grandes firmas de la moda, empieza a remover titulares sobre hacia dónde camina el futuro profesional de Philo y Lagerfeld.

Alain y Gèrard Wertheimer, propietarios de la marca Chanel. Foto: DR

Para disgusto de Alain Wertheimer, actual presidente del consejo de administración de Chanel, y de su hermano Gérard, presidente de Chanel SA Geneva, la sucursal europea de la compañía, parece que estos -si se confirman- nuevos cambios estratégicos podrían discurrir pronto por los pasillos de sendas oficinas, algo que les obligaría a estar en el punto de mira mediático que tanto detestan -es conocido que en los desfiles de Chanel siempre se sientan en una discreta cuarta o quinta fila- debido al terremoto mediático y, por consiguiente, empresarial que supondría esta nueva situación en la compañía. Cada uno de los hermanos posee la mitad de Chanel y tienen una fortuna tan considerable que justifica que la revista financiera francesa Challenges los situara entre los “10 mejores magnates de negocios franceses” más poderosos en su edición del pasado mes de junio.

 

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *