La noche que hizo sonreír a Rei Kawakubo

Screen+Shot+2017-05-01+at+3.16.54+PM

A estas horas del horario europeo, Anna Wintour dormirá en su Town House del Village, en la zona sur de Manhattan, tras una de las noches más excitantes de su vida por lograr que la hermética diseñadora japonesa recibiera junto a ella a las 600 personas más influyentes, famosas y admiradas del mundo, que acudieron rendirle homenaje por su contribución a la moda. Hubo circo, hubo talento, hubo recaudación -cada entrada costaba 30.000 $- y, sobre todo, muchos titulares para satisfacer a la prensa internacional durante semanas.

Cuando la cantante Katy Perry llegó a la escalinata del Metropolitan ayer por la noche con un vestido que John Galliano había creado exclusivamente para ella bajo el paraguas de la marca Martin Margiela e inspirado en el trabajo de Rei Kawakubo para Comme des Garçon, se hizo un gran silencio. La imagen encogía al ver a la cantante envuelta en rojo, semi escondida bajo un velo de tul rematado en mensajes de pedrería y accesorios de formas y colores que ya había desvelado en su cuenta de Twitter. Minutos antes, la supermodelo Gisele Bündchen había regalado a los cientos de fotógrafos arrumacos junto a su marido, Tom Brady, con un sugerente vestido plateado de Stella McCartney que mostraba su buena genética brasileña y su correcta presencia estilística. Ambas, junto a Anna Wintour y Pharrel Williams, eran anfitrionas de la pre inauguración que celebraba la intachable trayectoria de Rei Kawakubo, una de las mujeres más influyentes del mundo en cuanto a diseño se refiere. Dos formas muy diferentes las de Perry y Bündchen de mostrar una reinterpretación del mensaje que Anna Wintour quería contar al mundo: “La moda debe mirar hacia adelante y a mí me gusta esa actitud”.

Tom Brady y Gisele Bündchen, anfitriones de la Gala. Foto. Vogue

Desde hoy y hasta el próximo 4 de septiembre se podrá visitar en el Museo Metropolitan Rei Kawakubo/Comme des Garçons: Art of the in-between, uno de los acontecimientos más importantes del año en Nueva York. Sin embargo, hace apenas unas horas que el servicio de limpieza del edificio más visitado de la Gran Manzana terminó su jornada de recogida tras horas de fiesta, glamour, champán y música en una de las fiestas que más dinero recauda de cuantas se celebran en todo el mundo. La fiesta de verdad, la que el resto del mundo no ve en directo, aunque la siga a través de los selfies que tanto indignan a Anna Wintour, la secuencia de imágenes que hoy publica la web de Vogue -por cierto, muy recomendable-, sí muestra la importancia de su convocatoria, el espectáculo que su comisario, Andrew Bolton, logra desarrollar cada año con una increíble simbiosis con los mensajes que cada año Anna Wintour le plantea como guion.

Parte del montaje de la exposición que desde hoy se puede visitar en el Metropolitan. Foto: Vogue

Este maravilloso recorrido sobre la vida de Rei Kawakubo al frente de Comme des Garçon comienza con una laberíntica selección de vestidos de su colección de 1997, que da paso a instalaciones con sus piezas de punto rematadas en agujeros que se presentaron en 1982 hasta su colección en Dos Dimensiones de 2012. El cx omisario de la exposición, un flamante y agotado Andrew Bolton, reconocía anoche en uno de los múltiples Facebook live que las redes de Vogue emitían que “ella siempre ha rechazado el sistema y ha ofrecido visiones de belleza que nos han hecho recapacitar en muchos aspectos. Siento que si Rei no existiera tendríamos que inventarla para explicar los últimos cuarenta años debido a su inmenso impacto en la moda”. La exposición, que agrupa 140 prendas seleccionadas por Kawakubo y Bolton en los dos últimos meses fue, según explicaba hace unos días a WWD “”Fue difícil porque a ella no le gusta mirar hacia atrás, a diferencia de muchos diseñadores y artistas. A Rei Kawakubo le fascina todo lo nuevo y creativo, pero siempre una visión del futuro. Además, siempre me dejó muy claro que la luz era lo más importante para que la exposición fuera un éxito ya que la gente siempre recuerda lo que observa, no dónde lo observa”.

 

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *