Gucci y el debate sobre por qué su nueva campaña solo cuenta con modelos negros

gu521_pf17-campaign_sp-crops_horizontal_

Las imágenes publicitarias que ayer se desvelaron han sido un adelanto de lo que veremos en las plataformas de la marca italiana a partir de agosto de 2017, aunque algunos comienzan a valorar la apuesta de Alessandro Michelle por la diversidad más como un argumento de ventas que como una honesta responsabilidad social.

Es sorprendente (y claro, también es sabido) que analizando por dónde discurre el discurso sobre las diferencias que vive la moda en estos momentos reconocer lo visionario que fue Yves Saint Laurent cuando en sus colecciones de alta costura incluyó grandes modelos negras y asiáticas en el casting que se paseaba ante la elitista sociedad parisina en los salones del hotel Intercontinental. Por ello, ¿qué hoy sea noticia relevante la campaña de otoño-invierno 2017/2018 que la marca Gucci desveló ayer solo con modelos negros significa que aún queda mucho camino por recorrer? Según el informe semestral sobre la diversidad, esta última temporada más del 25% de las modelos elegidas para campañas o desfiles no eran blancas, algo que determina que la industria de la moda sí está adoptando el papel imprescindible para proporcionar una cierta visibilidad, aunque igual ocurre con las diferencias de género, formas corporales o, incluso, religiones. Sin embargo, en los últimos tiempos se han publicado infinidad de artículos acerca de si todo este apoyo no deja de ser un hecho aislado en el caprichoso y cíclico sistema de la moda, que ha pasado de las supermodelos como Evangelista, Campbell, Schiffer o Moss, a mujeres maduras como Rampling, Hutton o Lange, a celebridades del mundo digital como Hadid o Jenner, pasando por transexuales como Neff o Pejic. Lo que sí es cierto es que la estrategia comercial de muchas marcas en el mercado asiático sí las está obligando a considerar que colocar a mujeres de rasgos rasgados y piel de porcelana en su comunicación es una manera muy legible de ganar cuota de mercado.

Campaña de Gucci para el otoño-invierno 2017/2018. Foto: Glen Luchford

El caso de Gucci resulta poco sorprendente si analizamos la trayectoria de Michelle desde su incorporación a Gucci en 2015 como director creativo, lo que ha sido una constante sucesión de discursos reivindicativos por la androginia, la transexualidad, la anatomía o el no sexo en la moda. Sin embargo, según apuntaban algunos medios ayer con la presentación de esta nueva campaña es que la apuesta de Alessandro Michelle por modelos negras no había sido tan evidente hasta hoy. El casting, compuesto por Nicole Atieno, Elibeidy, Bakay Diaby y Keiron Berton Caynes, fotografiados en el Mildmay Club de Londres junto a 20 bailares y bajo la dirección de Glen Luchford, e independientemente de que muchos aseguren que no es más que un argumento mediático, despierta la alarma en la industria e invita a una reflexión sobre cómo es ella defienda con mayor fuerza la diversidad, siempre y cuando se trata de una diversidad honesta y constante.

 

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *