Givenchy copia el modelo de Dior

Clare-Waight-Keller-by-Bruno-Werzinski

El pasado jueves la marca francesa anunció la incorporación de Clare Waight Keller como nueva directora creativa tras la salida de Riccardo Tisci. Se trata de la primera mujer que diseñará para Givenchy, decisión que parece seguir la misma estrategia vivida hace unos meses en Dior con Maria Grazia Chiuri.

Cuando el pasado año la marca Dior anunciaba que Maria Grazia Chiuri aterrizaba en la moribunda marca, tras nombres que la tocaron casi de muerte por sus patéticos zarpazos creativos o sus melodramáticas salidas, los titulares supieron poner en valor que aquel contrato suponía que Chiuri era la primera mujer en asumir el trono creativo de la firma en toda su historia. Real, pero cierto. Su nombramiento, que guillotinaba a Valentino de su 50%, se intuía como una fuerte presión para la diseñadora, quien, según confesó en una entrevista a The Financial Times, supo manejar con cierta distancia. En todo caso, su nombramiento ha normalizado el hecho de que esta pasada semana Givenchy haya dado otro golpe de timón colocando a otra mujer -también por primera vez en su historia- al frente de su dirección creativa.

Clare Waight Keller, nueva directora creativa de Givenchy. Foto: DR

La reflexión es si con todo esto París vuelve a ser reino de mujeres con María Grazia en Dior, Bouchra Jarrar en Lanvin, Waight Keller recién aterrizada en Givenchy y el rumor sobre la llegada de Lucie Meier a Jil Sander, sin olvidar que Natacha Ramsay-Levi, segunda de Louis Vuitton, acaba de confirmarse para dirigir Chloé. Un juego de cartas al que es difícil acostumbrarse si uno no está familiarizado con semejante baile de nombres y con la que parece habitual falta de lealtad que hoy en día los diseñadores transmiten hacia las marcas que confían en ellos. Pero al margen de sentimentalismos o estrategias comerciales, lo notable es que París o, al menos, un gran número de las marcas que protagonizan su Semana de la Moda, parece que han tomado el camino de apostar por mujeres para redirigir sus colecciones a nuevos mercados y, sobre todo, a nuevas estrategias comerciales y de comunicación. Será en octubre cuando Waight Keller debute en Givenchy, un regalo de semanas que sus compañeras no siempre han tenido a mano para reorganizar su nueva responsabilidad y que ella tendrá que reconducir para que la alargada sombra de Tisci, a quien se le espera en Versace, quede difuminada para evitar que la fortaleza del diseñador como magnífico relaciones públicas no afecte lo más mínimo en su primer desfile. La consultora francesa Floriane de Saint Pierre, una de las más influyentes de la industria del lujo, aseguraba la semana pasada a WWD que esta corriente de mujeres al frente de grandes marcas tiene un fuerte impacto en la actualidad, mucho más fuerte que hace unos años. “Sin embargo”, apuntaba en la misma entrevista, “todavía hay un desequilibrio de género enorme”.

Portada de abril de la edición española de Vogue. Foto: DR

Lo que sí parece indiscutible es que las mujeres tienden a tener una relación muy personal y emocional con la ropa porque, al pasar por diversas etapas de la vida con importantes cambios en sus cuerpos, es mucho más radical que entiendan su estilo de vida, así como la fortaleza que supone trabajar la silueta desde un ángulo moderno y práctico. Por su parte, Ruth Chapman, cofundadora de www.matchesfashion.com, asegura que “las mujeres tienden a ser más ergonómicas en su acercamiento a la construcción y más rápidas a la hora de entender lo que funciona para los diferentes momentos de la vida”. En todo caso, tampoco debemos caer en el argumento paupérrimo de si el talento debe o no tener género, solo que hay períodos en los que las mujeres tienen más presencia en una industria que, curiosamente, en muchos casos solo ha contado con ellas para puestos de asesoramiento. Es por ello, que la portada de la edición española de Vogue bajo la batuta de su nueva directora, Eugenia de la Torriente, establece un propicio discurso sobre el papel de la mujer en la moda y el poder que su papel comienza a recuperar para conseguir nuevos lenguajes y, sobre todo, latentes discusiones del futuro en la industria.

 

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *