En la cama con Stephanie Seymour

Stephanie Seymour

La supermodelo lanza su propia colección de ropa interior pocos días antes de San Valentín y durante la Semana de la Moda de Nueva York. “¿Quién dice que un camisón bonito solo es para una noche especial?” Yo no”, apunta.

Hace pocos días veía un documental en Netflix sobre la trayectoria de John Casablancas como el representante de modelos más famoso del mundo, aunque también logró ser el más odiado por su competencia. El agente, de origen español y fallecido a causa de un cáncer el pasado año, recuerda en una entrevista que acompaña dicho documental que fue la modelo Stephanie Seymour la única mujer que le rompió el corazón cuando le abandonó por recomendación de sus padres. Si alguien ha seguido la trayectoria de esta mujer sabrá que seguramente fue de las pocas modelos a las que su desnudo integral para la revista Playboy no destrozó su carrera, sino que la elevó a la categoría de celebridad mundial. La pasada semana, Seymour presentaba en los almacenes Barneys de Nueva York su propia colección de ropa interior, acontecimiento que reunió a una numerosa cantidad de rostros muy conocidos a los que sus hijos, dos estrellas del mundo social neoyorquino y de las plataformas digitales, convocaron.

La modelo es protagonista de la campaña de su propia colección de lencería. Foto: DR

En una entrevista a la web www.wwd.com, Seymour asegura que “muchas mujeres cometen un error al pensar que estas prendas solo se deben utilizar para una ocasión especial cuando en realidad cada noche es una ocasión especial”. Seymour, que logró ser imagen de la marca Victoria’s Secret durante una década, reconoce que el estilo vintage y decadente es su fuente de inspiración para una colección confeccionada a mano. Además, reconoce que su pasión por la lencería comenzó durante su luna de miel (está casada con el coleccionista de arte y empresario Peter Brant) durante su viaje por Europa cuando descubrió que las mujeres francesas, italianas y españolas aún sabían vestirse para dormir y seducir.  “Compré decenas de camisones que aún guardo y utilizo, y que se mantienen impecables veinte años después de aquel viaje”, cuenta en WWD. “La ropa lencera ha alcanzado cuotas de popularidad muy potentes y ha logrado pasar de ser entendida como una línea más propia del dormitorio a lucirse bajo un vestido sexi o con unos vaqueros. Creo que el placer de lavarte la cara y colocarte un hermoso camisón antes de ir a tu cama puede ser una experiencia muy agradable para acabar el día. Lo que ocurra a partir de ahí ya es cosa de cada una…”, dispara Stephanie Seymour.

 

0 I like it
1 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *