El secreto de Panta Rhei

Fuente: D.R.

Esta librería de culto para los amantes de publicaciones sobre arte, moda y diseño se ha convertido en un buen termómetro de la vida cultural de Madrid. Además, sus propietarias Ingrid y Lilo aseguran que la capital de España está más viva que nunca.

Cuando inauguraron su pequeña librería de la calle Pelayo, en el madrileño barrio de Chueca, Ingrid y Lilo ignoraban que en poco tiempo tendrían que abandonarla por una buena causa: “Tuvimos mucho éxito y se nos quedó pequeña enseguida“. Panta Rhei consiguió ser (y sigue siendo) un lugar de peregrinación obligada para quienes buscan ediciones especiales o los últimos lanzamientos editoriales en arte, moda, diseño y arquitectura, dónde, además, conviven pequeñas joyas literarias en este pequeño rincón de la calle Hernán Cortes, dónde ahora se ubica.

Fuente: D.R.

Fuente: D.R.

Conocí esta librería hace mucho tiempo y enseguida me convertí en adicto a sus novedades, a consumir las tardes del sábado indagando en sus montañas de libros, a pasear cada día (vivía muy cerca de la librería por aquel entonces) por su escaparte, expectante ante los últimos libros que anunciaban en su web www.panta-rhei.es Muchas veces ir a Panta Rhei suponía que un día tedioso y sin inspiración alguna te regalara la energía suficiente para poner en marcha algún proyecto en el que me encontraba trabajando con cierta desgana.

¿Cuál es el estado de salud actual de Panta Rhei? 

Pues después de 13 años estamos muy contentas de poder seguir contando con un público fiel que aún cree en nuestro proyecto”.

¿Cómo recordáis los inicios en vuestra primera tienda de la calle Pelayo?

“Con mucho cariño porque era una esquina muy especial, y el local tenía el suelo de madera, las paredes formaban unos arcos, los primeros clientes… Sin embargo, se nos hizo pequeño y tuvimos que mudarnos a Hernán Cortés, dónde ahora seguimos”.

¿Por qué elegisteis Chueca como barrio para ubicar la librería?

“Porque era y sigue siendo un barrio abierto, bohemio y juguetón” (risas).

¿Y hoy qué sigue haciendo de Panta Rhei un lugar especial?

Pues imaginamos que la selección de libros y exposiciones que ofrecemos, pero sería mucho mejor preguntárselo a los clientes”.

Vuestra especialidad en libros de arte, diseño y moda os ha convertido en excepcionales espectadoras de la evolución artística de nuestro país. ¿Tenemos buena salud creativa en España?

Desde luego , y hay grandes creadores en todas esas áreas”.

¿Cómo habéis ido fidelizando durante este tiempo y cómo atraéis la atención de las nuevas generaciones?

“Volvemos a la contestación a la pregunta anterior… Supongo que los libros y las exposiciones que ofrecemos, pero no son cosas que pensemos conscientemente, sino que ocurren“.

¿Decidís de forma muy personal qué libros deben cohabitar en Panta Rhei o, desafortunadamente y comprensiblemente, cada día hay que ser más comerciales y rendirse a productos más populares? 

“Sin duda, lo primero”.

¿Qué no encontraremos nunca en Panta Rhei? 

“Libros de montañismo o de medicina“. 

¿Existe un prototipo de cliente que acude a Panta Rhei?

“No, nuestros clientes son de todo tipo, y es lo que nos gusta”.

Obviamente sois un referente cultural en Madrid. ¿Cómo veis la ciudad? ¿Sois de los que piensan que Madrid está más muerta que viva?

“Afortunadamente, Madrid sigue muy viva”.

¿Cómo reconocéis un buen libro?

“La experiencia, la intuición….“. 

¿Qué importancia, daño o apoyo ofrece internet a locales como el vuestro? Lo digo porque  parece que últimamente consultamos o leemos a través de internet en lugar de hacerlo a través de los libros…

Siempre habrá un nicho para el libro impreso. Creemos que se complementarán bien“. 

¿Habrá algún día Panta Rhei en otras ciudades de España?

“Quién sabe…”,

Ingrid y Lilo, propietarias de Panta Rhei. Fuente: D.R.

Ingrid y Lilo, propietarias de Panta Rhei.
Fuente: D.R.

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *