El posible plagio que Gucci convirtió en un caso de éxito

gucci-dapper-dan-atelier-01

Dos diseñadores. Dos empresas de ropa. Una en pleno éxito. Otra en el olvido por las deudas. Una prenda desfilando en un palacio de Florencia a mediados de 2017. Centenares de móviles fotografiando cada salida y plataformas retransmitiendo la colección de la marca italiana. Una modelo aparece con un diseño que provoca murmullos, comentarios en Instagram, un completo y documentado repaso al pasado y un titular.

Las redes sociales funcionan muchas veces como una eficiente hemeroteca y, en este caso, no ocurrió lo contrario. Cuando la marca italiana presentó su colección crucero 2018 ocurrió que las alertas se activaron ante un look muy similar a uno firmado por Dapper Dan años atrás. Los medios digitales y escritos reflejaron la “anécdota” para no defraudar a la marca más aplaudida, inversora y sorprendente del año, pero también para que sus lectores no detectaran cierta pleitesía carente de neutralidad periodística entre ambos sectores.

Sala de visitas de la nueva tienda de Dapper Dan. Foto: DR

Aquel asunto no pasó inadvertido en la dirección de Gucci, por lo que su responsable de la actividad de responsabilidad social -materia muy utilizada hoy en día en toda estrategia de comunicación- vio la oportunidad idónea para darle la vuelta y presentar el acontecimiento como una parte de la labor solidaria de Alessandro Michele, actual director creativo de Gucci. Dapper Dan, autor del diseño original que supuestamente se había copiado para la colección de Gucci, fue invitado a Milán, al cuartel general de su supuesto plagiador, que previamente se había defendido en su cuenta de Instagram que se trataba de un homenaje, nunca de una copia. Dan fue tratado como un icono, agasajado como una celebridad y allí le propusieron reabrir su taller de Harlem (Nueva York), cerrado en los 90 por falta de recursos, darle toda la repercusión posible y, además, invitarle a crear piezas con su sello para Gucci.

Hoy, en un espacio que se reparte entre tienda, sala de visitas y zona de producción, el rehabilitado taller de Dapper Dan aparece decorado con muebles vintage, fotografías de su archivo personal y maquinaria muy moderna para facilitar su trabajo de sastrería. Harlem se ha aliado con el universo Gucci gracias a un posible plagio convertido en un modelo de negocio.

 

1 I like it
1 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *