El grupo editorial Condé Nast emprende su propia cruzada contra el acoso sexual e insta a otros sectores a seguir su ejemplo

cne_1_150

La industria del cine ha sido la primera, la de la moda a continuación, y la de la fotografía en última instancia. En cada una de ellas existe un actor principal que podría acabar convirtiéndose en la punta de un iceberg que comienza a derretirse para acabar dejando a la vista un elenco de acosadores que, aunque sabido en ciertos círculos, han levantado la liebre para augurar un cambio de comportamiento que todo debemos atajar.

Condé Nast está profundamente preocupado por las acusaciones recientemente surgidas de acoso sexual en nuestra industria. No hay excusas para este tipo de comportamiento; es completamente inaceptable. La compañía espera que todos los empleados, colaboradores independientes y otros que estén bajo el paraguas de Condé Nast se comporten adecuadamente y con el máximo respeto personal y profesional mutuo cuando trabajen en nombre de la empresa, sus marcas, anunciantes y clientes”. Así dicta la carta emitida por el director ejecutivo de Condé Nast, Bob Sauerberg, y el presidente y consejero delegado de Condé Nast International, Jonathan Newhouse, que la enviaron a los editores de la compañía, jefes ejecutivos, directores ejecutivos y directores digitales el pasado viernes por la mañana. La nota también se distribuyó a agencias externas que trabajan con Condé Nast.

Oficina de Condé Nast en Nueva York. Foto: DR

En dicho comunicado también dejan patente que: “Todos los empleados, autónomos e independientes deben comprender las expectativas de la compañía sobre el comportamiento apropiado y el trato a los demás. Condé Nast también espera que las agencias que representan a los talentos contratados desarrollen, circulen y refuercen con sus clientes lo que es y lo que no es un comportamiento aceptable al interactuar con los demás, con especial énfasis en proteger a las personas que se encuentran en posiciones vulnerables en sus relaciones profesionales. Condé Nast se compromete a trabajar con nuestros colegas y socios para ayudar a encontrar soluciones al problema de todos los tipos de acoso en nuestra industria. La compañía hace una llamada a otros editores de ideas afines, organizaciones comerciales relevantes y representantes de talentos para que se unan a nosotros en este esfuerzo. Con ese fin, nos comunicaremos con las principales agencias con quienes la empresa hace negocios para poner en marcha un programa de ese tipo”.

Este nuevo comunicado del grupo de revistas se une al filtrado el pasado lunes en el que advertía que los contactos profesionales con el fotógrafo Terry Richardson quedaban rotos a raíz de las constantes acusaciones de acoso sexual que han denunciado algunas celebridades y modelos que han trabajado con él. También la supermodelo Christy Turlington lo manifestó en una entrevista en WWD, recordando cómo “ciertos directivos se aprovechaban de la soledad que viven michas modelos cuando viajan o se encuentras fuera de su casa en un hotel sin nadie al que contar sus miedos”.

Ahora que esta situación comienza a ser devastadora por la avalancha de denuncias en el cine y la moda no habrá que esperar mucho para que esta lacra comience a expandirse a otros sectores empresariales, aunque con el riesgo de saber discernir entre aquellos que lo utilicen como un trampolín mediático en un momento profesional bajo y quienes realmente cuentan con pruebas determinantes acerca de este tipo de situaciones.

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *