El diseñador Stefano Gabbana acusa a Chanel de plagiar unas sandalias, aunque reconoce que en Dolce&Gabbana copiaron el collar Sex de Viviene Westwood

1210304

El 50% de la parte creativa de la marca italiana ha utilizado su cuenta de Instagram para admitir el error que supuso inspirarse en el trabajo de la diseñadora inglesa. La pieza de la discordia fue presentada originalmente en 1989 y reinterpretada por ellos en 2003. Y todo ello cuando esta semana denunciaba a Chanel por, supuestamente, hacer lo mismo con unos zapatos de Dolce&Gabbana.

Ni siquiera la imponente modelo brasileña Gisele Bündchen logró que la hemeroteca se activara cuando en la presentación de la colección de Dolce&Gabbana en Milán en 2003 apareció con un vestido negro sobre el que destacaba una gargantilla con la palabra SEX. Aquella imagen dio la vuelta al mundo apenas unas horas después (no existía Instagram) y se convirtió en la más repetida en reportajes de tendencias en las principales cabeceras. Hasta ahí todo bien. Golpe de éxito rotundo para la pareja de creadores italianos, Sin embargo, cuando el pasado martes en París la marca Chanel presentaba su colección crucero inspirada en la antigua Grecia, Stefano Gabbana posteaba una imagen de una sandalia que su marca había presentado en 2014 muy similar a la creada por Karl Lagelfedl para dicha colección. A dicha acusación, un portavoz de Chanel aseguró que se trata de un zapato que recoge como referencia una columna griega para crear un tacón que ha inspirado -y seguramente seguirá haciéndolo- a diseñadores de todo el mundo desde hace años.

Sandalias de la colección crucero de Chanel. Foto: DR

 

En definitiva, que todo ello ha obligado a Stefano Gabbana a reconocer en esa misma cuenta de Instagram que ellos sí copiaron la genialidad de Viviene Westwood cuando recuperaron su idea de dicho collar con el mensaje de Sex para incluirlo en su colección: “Éramos ignorantes y estúpidos cuando lo hicimos!!!!!! Decir lo siento al genio #viviennewestwood por prestar mucha atención a su trabajo“, rezaba en su cuenta. La vida…

 

 

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *