Donatella reorganiza Versace para la llegada de Riccardo Tisci

versace-fall-2017-59

Es curioso que siempre que se define una nueva colección de la marca italiana se recurre a adjetivos como poderosa y fuerte para focalizarse en la mujer a la que va destinada. Pues en esta última no ha sido menos, aunque seguramente con mejores argumentos por su línea editorial, también mucho menos Versace de lo habitual, y seguramente bajo la batuta de Riccardo Tisci, que podría incorporarse en unos días.

Donatella Versace cae bien. Su imagen es perfecta desde el punto de vista de coherencia con su marca, aunque no me refiero a sus operaciones, a los excesos de infiltraciones o su más que evidente adición al botox; ella, que ha tenido que reinventarse como empresaria en numerosas ocasiones, que ha confesado su convivencia son las drogas, que ha vivido bajo la sombra de su hermano Gianni, y que ha visto tambalearse la economía de la marca, se retira como una gran superviviente.

Versace otoño/invierno 2017-2018. Foto: DR

La presentación de la que parece ser su última colección días antes de la llegada (aún sin confirmar, aunque, a ver…) de Riccardo Tisci tras abandonar Givenchy casi de un día para otro -la marca ha cancelado su desfile en París- se ha convertido en todo un paradigma de la nueva era que el creador más fiestero de Instagram parece que impondrá para sanearla, para tratar de mejorar su posicionamiento en el mercado árabe y asiático y, sobre todo, para renovar su imagen. Que sea el adecuado para tan ardua tarea ya es otro tema, habrá que dejarle llegar, reposar y trabajar; luego ya valoraremos. El desfile de ayer era, como parece que ya ha quedado para la historia la última edición de Nueva York, un canto a la diversidad, argumento sobre el que la moda alza ya sin pudor su voz contra la política de Trump. Todo el casting elegido por Donatella Versace rezumaba variedad de estilos, tonos de piel, formas corporales y, claro, razas. La palabra igualdad fue el guion sobre el que las modelos comenzaron a desfilar, muchas de ellas veteranas y casi alejadas del sector, pero que reaparecieron para gritar desde el respaldo de sus prendas que el mensaje feminista era más actual y potente que antaño.

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *