Cuando una portada es una gran portada

Blanca Padilla y José María Manzanares, portada Harper's Bazaar España. D.R.

La edición de julio de Harper’s Bazaar logra un impacto muy positivo en todas las redes sociales. ¿El reclamo? Juntar a la única modelo española en el mediático club de Victoria’s Secret con el torero que todas las marcas quieren como embajador. 

Son Blanca Padilla y José María Manzanares, ambos protagonistas en la edición más estival de la nueva etapa que vive la edición española de Harper’s Bazaar, y cuya unión ha despertado un interés inusual en medios con poca tendencia a difundir los contenidos de publicaciones ajenas a su propia editorial.

El martes pasado el informativo nocturno de la cadena privada Telecinco desvelaba el rodaje de la portada de la que ya todos hablan en España, y en la que una impresionante Blanca Padilla y un espléndido José María Manzanares generan un contenido tan sensual como sexual para definir el rumbo editorial de una publicación que meses antes de llegar a los quioscos en su segunda etapa logró una expectación por la calidad profesional de su equipo, liderado por la periodista Eugenia de la Torriente.

la foto 2 (30)

Blanca Padilla, portada Harper’s Bazaar España. D.R.

En un momento donde la gran mayoría de publicaciones apuestan por rostros ya excesivamente familiares y sin ningún misterio para sus lectores, la elección de Harper’s Bazaar supone una esperanza a la idea de retar a otros medios sobre cómo lograr portadas impactantes, quizás no por su contenido intelectual, aunque sí, al menos, por el visual, algo que logra Harper’s Bazaar.  Publicar una portada que convierta a la publicación en noticia de alcance nacional o, incluso, internacional, supone una tarea complicada, y no sólo por la correcta elección de los protagonistas, sino también por una ardua interacción con sus correspondientes publicistas, sin olvidar el elevado coste de una cualitativa producción. Sin embargo, un gran ejemplo ha sido el revuelo mundial que recientemente ha generado la portada de la edición americana de Vanity Fair con Bruce Jenner, ex deportista olímpico, icono americano y hoy convertido en una impresionante mujer gracias a la cirugía plástica ya quién la revista presentó con una magnífica foto, firmada por Annie Leibovitz, y con el nuevo nombre de su protagonista, Caitlyn. Es decir, la esencia de esta icónica revista reside en unir una buena foto a un magnífico tema periodístico. Algo que seguramente otras ediciones de Vanity Fair deberían luchar por conseguir.

Blanca Padilla es hoy la modelo española con mayor proyección internacional desde que ganara el premio L’Oréal París en la Pasarela Cibeles y fuera elegida para el último desfile de Victoria’s Secret en Londres, lo que le ha proporcionado una visibilidad muy potente. José María manzanares, cuyo coqueteo con la moda viene de muy atrás, cuando Peter Lindberg le fotografiara para la edición italiana de Vogue, es hoy uno de los personajes más “vendibles” en una portada. Juntos, en una imagen como la que firma el fotógrafo Thomas Whiteside con un estilismo de Beatriz de la Cova, logran el impacto que hemos podido ver estos días en redes sociales, medios digitales e informativos.

Blanca Padilla y José María Manzanares, portada Harper's Bazaar España. D.R.

Blanca Padilla y José María Manzanares, portada Harper’s Bazaar España. D.R.

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *