¿Cómo se crea la portada perfecta?

zzz

El fotógrafo, el estilismo, la maqueta o la protagonista son los elementos que determinan el éxito de ventas de una revista. La última portada de la edición americana de Elle parece que ha dado en la diana.

Angelina Jolie, la actriz más famosa del mundo y mejor pagada de Hollywood, es un seguro de éxito en cualquier alfombra roja y, por supuesto, en la portada de una revista, sobre todo, si esa producción es propia, con entrevista y fotos exclusivas, lo que se convierte en un contenido deseable para cualquier publicación internacional. La edición americana de Elle ha conseguido que su número de junio les haya reportado hasta el momento más de 200 historias en otras publicaciones en papel y online, sin olvidar el impacto en las redes sociales, con la mujer de Brad Pitt en ella, e inmortalizada por el actual director creativo de Yves Saint Laurent, Heidi Slimane, trabajo que combina con una de sus grandes pasiones: la fotografía. Una combinación que, sumada al diseño en blanco y negro de todos sus contenidos, ya arrasa en quioscos de Estados Unidos desde su llegada el pasado 17 de mayo.

Fuente: D.R.

Fuente: D.R.

Lo que no es tan evidente para quienes no trabajan en esta industria es el duro y, a veces, largo proceso de negociación con agentes y publicistas de una celebridad, donde los créditos de dicha portada juegan un papel crucial como parte de la campaña promocional del personaje, bien porque quede bien reflejado, por ejemplo, la marca de maquillaje que se ha utilizado para la sesión de fotos o la prenda elegida ya que, en la mayoría de los casos, estas estrellas combinan su carrera en el cine o en la música con una labor de embajadoras de empresas como L’Oreál, Ralph Lauren o Dior, entre otras.

Vogue, en su edición americana, lo tiene muy claro desde que su editora, la todopoderosa Anna Wintour, aseguró que una modelo en portada ya no vende como antes y que los lectores buscan personaje que le hagan soñar, y para ello deben tener nombre y apellidos potentes. La época en la que Linda Evangelista o Claudia Schiffer eran un aval de ventas en quiosco ha desaparecido y ahora Hollywood es quien recibe la gran mayoría de encargos. No obstante, vivimos un aluvión de rostros populares anunciando cremas, ropa, seguros, coches o fragancias, lo que ha convertido a una estrella del cine en el mejor vehículo marketiniano, sin olvidar también que en muchos casos corran el riesgo de restar credibilidad a su verdadera profesión: demostrar su talento en un largo o sobre un escenario.

Fuente: D.R.

Fuente: D.R.

Por otro lado, y en un momento de caída de la venta de revistas en papel, muchas publicaciones han comprendido que la comunicación de una portada es vital para despertar el espíritu aspiracional de su lectores, por lo que semanas antes de estar en la calle, ya anuncian quién será la protagonista. Un buen ejemplo de todo ello es la ya famosa edición de septiembre de Vogue USA, sobre la que se filmó el documental The September Issue que desvelaba la brutal maquinaria que se activa detrás de una portada que supone una inyección publicitaria para la editorial sin ningún precedente.

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *