Colette se traslada a Los Ángeles para celebrar su vigésimo aniversario

colette1

Mientras el editor Luis Venegas festeja el éxito de su exposición Pink, la marca Balenciaga diseña un escaparte efímero para este local parisino y madre e hija, propietarias de este templo del diseño mundial, promocionan mediáticamente su expansión, Colette se mantiene como una de los nombres más prestigiosos de la industria a pocos días de celebrar sus veinte años. La pop-up store que han abierto en Los Ángeles le hace, sin duda, un enorme favor cultural a la ciudad americana.

Hace unos días leía una entrevista a Colette Roussaux y a su hija, Sarah Andelman, en el diario The New York Times con motivo de la agenda de celebraciones que han programado para celebrar el cumpleaños de esta tienda parisina, situada en el número 213 de la rue St.-Honoré. Inevitablemente viajé al pasado para recordar la primera vez que la visité hace ya muchos años de la mano de un amigo americano. Cuando entramos, me dijo: “Si quieres saber qué es tendencia has de venir a ver qué está ocurriendo en Colette”. Desde entonces, siempre que estoy en París aparece en los primeros puestos de visitas (después de Lauduré) que apunto en la agenda. En Colette te cruzas con supermodelos, diseñadores, editores, turistas despistados que desconocían su existencia, empresarios o cazatalentos en busca de ropa, revistas, discos, pequeños objetos a un precio macabro o gente a la que vale la pena observar. Allí recuerdo toparme con Naomi Campbell, que llevaba unos vaqueros tan bajos de cadera que sobresalía un tanga blanco de encaje. Ella no se daba cuenta o, al menos, no parecía, así que estuvo varios minutos observando ensimismada en un reloj negro que marcaba la hora de una forma tan excéntrica que los dígitos eran lo de menos. En todo caso, el crecimiento de Colette no deja de ser aplaudido por una madre soltera y una hija que ha ido aprendiendo el negocio junto a su matriarca porque, como apuntaba en The New York Times, “ella ha creado este negocio para mí, lo que ha supuesto que su vida fuera trabajar y trabajar sin descanso”.

La oferta editorial de Colette es una de las más importantes de Europa, según el diario Le Figaro. Foto: DR

Su 20 aniversario -todo empezó en 1997- se celebrará con la edición especial de un CD recopilatorio de música que ha producido el DJ Pedro Winter y del que solo se lanzarán 1000 unidades para poner sonido a una agenda de celebraciones que arrancarán el 21 de marzo y se entenderán hasta el 25 de dicho mes. Además, Colette ha inaugurado la semana pasada una pop-up store en Los Ángeles para hacer una labor de radar comercial con la idea de expandirse en Estados Unidos. Con unos beneficios que en 2016 superaron los 24 millones de dólares, de los que el 25% se obtuvo a través de su venta online, madre e hija aseguran que se trata de la recompensa a “una trayectoria repleta de proyectos, acuerdos con grandes visionarios del diseño y, claro, con la idea muy clara de lo que nos gustaba porque, aunque parezca extraño, jamás hemos tenido un plan de marketing. Todo lo hemos ido creando siguiendo nuestra intuición”, narra Roussaux.

Colette se ha convertido en 20 años en el laboratorio de tendencias más prestigioso de París. Foto: DR

Durante la Semana de la Moda de París, en cuyas paredes colgó hace pocos días la exposición Pink que contó con el español Luis Venegas como comisario, Colette no evita ser el espacio de encuentro a lo largo de sus tres plantas (en la baja se encuentra su wáter bar, reconocido como el espacio con la mayor variedad de aguas del mundo) para invitados a eventos tan potentes como el lanzamientos del Apple Watch o testigo de acuerdos con Karl Lagelfeld para crear un espacio Chanel en la tienda, de ,intercambios con grandes marcas de cosmética que buscaban un posicionamiento aspiracional, aunque sin caer en la percepción nicho que muchas veces provoca tener presencia comercial en Colette. En definitiva, esta tienda ha cambiado, y mucho, la forma de entender el diseño, incluso de comprarlo porque, como dijo la periodista Suzy Menkes, “caminar por París llevando una bolsa de Colette te posiciona en un nivel intelectual muy interesante”.

 

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *