Balenciaga potencia la tendencia normcore en una campaña que repite la escenografía de su desfile de marzo

06_088_rgb_f11

Nada parece ser gratuito en la marca que, junto con Gucci, Vetements o Louis Vuitton, parece estar definiendo el futuro comercial y aspiracional del concepto de moda de los últimos años. Balenciaga acaba de presentar su campaña para otoño con un claro discurso anticonvencional, pero menos underground.

Sentadas o apoyadas en unas sencillas sillas que descansan sobre un fondo empapelado por el logo de Balenciaga, las fotografías que Johnny Dufort no parecen extraídas de un concepto concebido en despachos de publicidad o de estudios de mercado durante días de trabajo. Dice su diseñador, Demna Gvsalia, esta semana en WWD, que comienza estar cansado del underground y que busca un discurso mucho más pragmático para su trabajo. Habrá que leer entre líneas…

Campaña de Balenciaga para el próximo otoño. Foto: DR

También apunta Gvasalia, aunque en este caso en el comunicado de prensa emitido a raíz de la presentación de esta campaña, que esta serie de fotografías “retrata un punto de vista específico: la actitud que incrusta mis ideas sobre la moda en la observación de la vida real y la opción de la sorpresa de lo común“. Supongo que muchos se rendirán ante esta declaración, pero realmente a mí me deja frío porque en realidad no representa nada más básico que una campaña que quizás sí puede acoger los valores que definen el concepto normcore -vestir de forma cool con lo que supuestamente primero se ha escogido del armario (en fin)-. Con su amiga, musa y apoyo creativo al frente, Lotta Volkova, la campaña de Gvsalia cuenta con modelos Sveta Black, Oliwia Lis, Kennah Lau y Barbra-Lee Grant junto a la actriz danesa Emma Leth y la artista neoyorquina Eliza Douglas.

 

1 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *