Anna, la anfitriona

2015-05-14 15.48.40

Anoche el Museo Metropolitan de Nueva York se convirtió en el espacio con más celebridades del mundo, dónde las 500 más influyentes de la industria de la moda acudieron a la llamada de la directora de Vogue y directora creativa de la editorial Condé Nast. Muchos la califican como la fiesta del año, por encima de los Oscar o los Globos de Oro. Ella, Anna Wintour, la celebra como el acontecimiento que la consolida como la mujer con mayor poder de convocatoria de la historia.

Con casi doce millones de dólares recaudados el pasado año, nadie se atrevía a presagiar si la celebración de anoche en Nueva York sería una fiesta más para la promoción de la editorial Condé Nast o de su principal embajadora, Anna Wintour, como directora de la revista más emblemática del grupo de la familia Newhouse. Ambos argumentos son válidos cuando se pagan 25.000 dólares por cubierto y cuándo una ciudad como Nueva York queda literalmente paralizada por un evento convertido en uno de los pocos que los neoyorquinos acuden a ver tras sus catenarias.

Con China como guión para la cena y con su influencia en la moda occidental como argumento para una exposición que lleva semanas preparándose para ser visitada por más de 500.000 personas, según la previsión de la oficina de prensa del Metropolitan, el repaso que Anna Wintour propone al gigante chino no parece ser más que una estrategia comercial que pone en bandeja a sus aliados en la industria de la moda

Más de 25 millones de páginas vistas en www.vogue.com que se esperan hoy para ver a cada uno de los invitados y un montaje que este año quedará plasmado de por vida en el documental dirigido por Andrew Rossi, la #MetGala (uno de los hashtag elegidos para seguirlo en Twitter y convertido en TT a los pocos minutos de su comienzo), la película sobre la preparación de esta fiesta, cuya alfombra roja cubrieron más de 250 fotógrafos acreditados y de riguroso traje oscuro,  fue un fiel reflejo de Anna Wintour por conseguir nuevos canales de difusión de la que muchos catalogan como “su fiesta” y que lleva dirigiendo dede 1999 para promocionar la industria, la misma que la posiciona como la mujer más poderosa que existe en ella y a cuya llamada nadie, excepto Giorgio Armani, con quién no se dirige la palabra por una cuestión publicitaria, replica negativamente. Sin embargo, este año Karl Lagerfel tenía la excusa perfecta para no asistir ya que horas antes prestaba en Seúl su colección crucero para Chanel, al igual que la asidua supermodelo Gisele Bündchen y la actriz Kirsten Stewart, ambas en el front row coreano.

Pocas horas antes, la plataforma Instagram comenzaba a promocionar vestidos, marcas, modelos, líneas de maquillaje, nombres y apellidos de decenas de maquilladores y peluqueros volados a Nueva York para asistir a los más de 500 invitados, desde empresarios, presidentes de compañías, diseñadores, modelos u oscarizados actores y actrices, todos conscientes del valor incalculable que una foto podría llevar implícito anoche.

Según contaba la periodista Vanessa Friedman en The New York Times esta misma semana, la asistencia a la gala es algo que ahora tiene que considerarse cómo parte de una estrategia para cualquier diseñador en el mundo. “Ningún otro evento internacional ni siquiera se le acerca, apuntaba.” Sencillamente si nos vas, no existes. Al menos para una industria dónde las ausencias ya no están tan valoradas como antes. Hoy hay que estar, hay que dejarse ver y hay que contarlo en las redes sociales para que tus clientes o seguidores consideren que mantienes una buena reputación online. Y todo ello en la alfombra roja o, incluso, desde casa o en el coche hacia el Met porque según ha pedido expresamente Anna Wintour a todos sus invitados en el interior estaban prohibidos los móviles y, por supuesto, los selfies. ¿Un sufrimiento para los amantes de este tipo de imágenes como el diseñador Riccardo Tisci o el fotógrafo Mert Alas? Todo lo que Wintour  dictamine y no se cumpla podría ser considerado como un desprecio a la convocadora, quién eligió compartió papel de anfitriona junto a las actrices Gon-Li y Jenniffer Lawrence.

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *